Etiquetas

, , , , ,

estrat

Hola SocialMediaAdict@. Quiero hacerte una pregunta. Desde que navegas por la red, ¿cuánto crees que ha cambiado Internet? ¿Mucho? ¿Muchísimo? No te doy la opción de que me respondas “poco” por que sabes, igual que yo, que no es verdad.

Tu respuesta a mi pregunta debe hacerte pensar que ese cambio también se ha producido entre los que poblamos este universo digital. En tí y en mí. El cambio producido en la Red, con nuevas aplicaciones y avances tecnológicos, nos ha hecho evolucionar desde un universo unidireccional, en el que la red servía tan sólo para mostrar información, hasta un escenario, el actual, en el que lo que prima es la interactuación y el intercambio.

Pues fíjate. Esta realidad, aparentemente tan obvia para tí y para mí, no lo es tanto para un gran número de empresas y de marcas que todavía no han comprendido que ese cambio también se ha producido en el consumidor. Un consumidor que ha descubierto el enorme potencial del que es poseedor, que se sabe dueño del control de su decisión comercial y que es consciente de la relevancia de su crítica ante los comportamientos de las empresas. Esta nueva situación exige a las empresas que sean capaces de desarrollar y de transmitir un comportamiento y unos valores mínimamente éticos. Estos son los seis valores esenciales que las marcas deben mostrar ante sus consumidores:

COHERENCIA.- La actuación y el mensaje transmitido por las marcas a través del medio digital debe estar en línea con su actuación y mensajes offline. Esta sintonía entre un medio y otro es muy importante para transmitir una imagen de coherencia y honradez.

INNOVACIÓN.- En estos momentos de grave crisis económica, financiera y de valores, es una gran oportunidad ofrecer algo nuevo, diferente, que transmita un aire fresco al consumidor. Una empresa con capacidad de innovación es una empresa viva a los ojos del consumidor más exigente.

EMPATÍA.- El consumidor actual busca empresas y marcas que le entiendan. Buscan marcas empáticas con las que sentir que su relación va más allá de un mero gesto consumista. La empatía, el ponerte en el lugar del consumidor, hace sentir a éste un mayor grado de implicación y es capaz de crear lazos y alianzas muy sólidas entre ámbas partes.

TRANSPARENCIA.- Históricamente y hasta la llegada de la cultura 2.0, la insatisfacción de los clientes quedaba reducida siempre al ámbito privado del consumidor y de la marca. Hoy en día eso ya no es así, de ahí la importancia de la transparencia en la actuación de las marcas. El consumidor quiere marcas que no le engañen ni le oculten información. Si esto último ocurre, la marca puede enfrentarse a un problema muy grave de reputación.

PERSONALIDAD.- Las marcas, hoy más que nunca, deben aportar al consumidor un alto grado de diferenciación. El consumidor debe sentirse distinto y especial respecto al resto de consumidores, gracias al producto y la marca que acaba de adquirir.

HUMANIZACIÓN.- El consumidor de hoy está harto de la imagen tradicional de algunas empresas. Empresas grandes, de grandes y fríos edificios, de mensajes asépticos, de empresarios con cara de tiburón. No. Hoy hay que transmitir una cara mucho más humana y cercana. Tan importante para una marca cómo asumir unos valores concretos es también su capacidad para transmitirlos. Valores de humanidad y sencillez.

Seguro que no te han sorprendido los seis valores esenciales que he mencionado, sin embargo quizás te sorprenda lo difícil que puede resultar, en muchas ocasiones, su aplicación. Una aplicación totalmente necesaria. Si quieres profundizar en estos temas, o realizar algún tipo de sugerencia, te invito a que sigas este blog.

Hasta la próxima, que será muy pronto!!

Anuncios